CÓMO HACER UN STRIPTEASE SIN MORIR EN EL INTENTO

13.01.2021

Hacer (o que nos hagan) un striptease es una fantasía muy común y además una de las que parece más inofensiva. Al fin y al cabo, te quitas la ropa delante de tu pareja constantemente ¿no?

Pero ¿cuántas veces lo haces despacio y recreándote en el momento? Normalmente, cuando nos quitamos la ropa en una relación sexual, lo hacemos rápido porque ya estamos a mil por hora y toda esa tela en medio nos estorba.

Hacer un striptease puede ser muy excitante pero muchas veces descubrimos que hacerlo improvisado... no sale tan bien como esperamos.

Por esta razón te explicamos cómo hacer un striptease sin morir en el intento.

Por qué animarte a hacer un striptease.

Un striptease es, sencillamente, una forma muy sensual y atrevida de desnudarse delante de alguien. Procede de las palabras inglesas "strip" (desnudarse) y "tease" (tentar).

Hacer un striptease delante de tu pareja es una forma muy fácil y cómoda de incluir algo de variedad en tus relaciones sexuales, de demostrar interés por probar cosas nuevas y de calentar muchísimo a tu pareja sin siquiera tocarla.

Cómo hacer un striptease sin morir en el intento

No es necesario ser bailarín/a profesional para poder hacer un striptease muy sensual pero sí es necesaria cierta preparación y algo de práctica.

Si alguna vez has intentado quitarte la ropa de forma sensual, habrás descubierto que no es tan fácil como parece. La ropa ajustada se nos pega a la piel, los jerseys, sudaderas y camisetas se atascan en la cabeza y el maldito enganche del sujetador no hay quien lo suelte.

Todo esto se soluciona con un poco de planificación y preparación previa. Sigue estos pasos y podrás ofrecer un striptease de lo más sensual.

Paso 1. Busca inspiración.

No es ninguna tontería. Cuando queremos probar algo que no hemos hecho nunca antes, las referencias de otras personas van muy bien. Busca videos en internet, películas e incluso videoclips musicales en los que aparezcan stripteases, bailes sensuales o situaciones parecidas. Toma nota (no hace falta que sea literalmente) de lo más te gusta: La música, los movimientos, el vestuario... De esta manera te será mucho más fácil definir lo que quieres hacer tú y cómo hacerlo. 

Paso 2. Elige el vestuario más sexy

No solo se trata de la ropa interior (que no debería ser la misma que te pones todos los días) sino también de lo que va por encima. Las camisas de botones son especialmente sensuales porque dan mucho juego a la hora de bailar. Puedes desabrocharlas muy poco a poco y evitarás situaciones como las que mencionábamos antes, porque no se te quedarán atascadas en la cabeza.

Piensa en si la ropa que llevas se puede quitar con facilidad. Especialmente las partes de abajo. Descarta cualquier pantalón que normalmente tengas que ponerte con saltitos y quitarte a tirones. Si puedes soltar un botón y que caiga solo al suelo, mejor que mejor. Te ahorrará muchas preocupaciones.

La riqueza están en los detalles así que puedes pensar también en incluir algo de joyería erótica para poner la guinda al pastel o por ejemplo, unos cubrepezones que retrasen aún más el momento clave.

Paso 3. Sin música no hay fiesta

La música es clave a la hora de hacer un striptease. No solo porque marca el ritmo de tus movimientos sino porque eliminará buena parte de tu nerviosismo o vergüenza. La canción adecuada os hará sentir a ambos como si estuvieseis dentro de una película y puedes sentirte totalmente libre de hacer lo que quieras.

Elige una canción que te guste a ti o a tu pareja y empieza a pensar en los movimientos que puedes hacer. Más abajo te damos algunas sugerencias. Sobretodo será importante que practiques un poco como quitarte la ropa despacio y de manera sensual para evitar enredos en el momento clave

¿Necesitas ayuda? Aquí te dejamos una playlist con nuestra selección de canciones perfectas para hacer un striptease.

Paso 4. Ambiente y accesorios

Preparar el ambiente nunca está de más. ¿Dónde vas a hacer tu striptease? ¿En el salón para pillar a tu pareja por sorpresa mientras está viendo la televisión? ¿En el dormitorio porque sabes que se va a poner tan caliente que no podréis esperar ni medio segundo a llegar a la cama? Tu eliges si prefieres un lugar con buena luz para que no se pierda detalle o mejor apagar las lámparas e iluminarlo todo con velas aromáticas. 

Paso 5. La coreografía

Muchas personas se ponen nerviosas si tienen que improvisar. Si no eres así, enhorabuena, puedes poner tu canción preferida y dejarte llevar por el ritmo sin preocupaciones.

Pero si prefieres tener, por lo menos, una guía en la que basarte, aquí tienes algunos consejos.

Empieza tu stripease con una entrada triunfal. Tu pareja tendrá que estar ya situada donde tu quieras, con vista privilegiada al espectáculo. La primera impresión cuenta mucho. Tienes muchas opciones, desde entrar de golpe en la habitación contoneándote hasta esconderte detrás de la puerta e ir enseñando un brazo, una pierna...

No tengas prisa por enseñar. La idea es precisamente la contraria, hacer esperar a tu pareja para que aumente poco a poco el deseo y la temperatura. Tienta e insinúa todo lo que quieras. Ve despacio, recréate en cada movimiento y en cada gesto y siéntete muy, muy sexy.

El contacto visual es clave. El amor y el deseo entran por los ojos. Mantén la mirada clavada en tu pareja. No solo la volverás loca de deseo sino que además podrás comprobar claramente sus reacciones.

Los movimientos fluidos son los que mejor funcionan. Mueve las caderas en círculos lentamente, acompaña con los hombros, haz ondas con los brazos, giros para que pueda ver todo tu cuerpo y, sobretodo, tócate. Pasa tus manos por tu pecho, tu abdomen, tu cintura, tus piernas, tus glúteos... Tócate en todas las partes del cuerpo que quieres que tu pareja te toque.

También puedes usar una silla o incluso el suelo para hacer algunas poses sensuales, juegos de piernas y, si tienes el pelo largo, las sacudidas de cabellera son un clásico del que no puedes prescindir.

Despréndete de la ropa muy poco a poco. Tienes como mínimo una canción entera, así que combina quitarte las diferentes prendas con pasos de baile sensuales para alargar la subida de temperatura todo lo posible.

La actitud es lo más importante. Si quieres que tu striptease sea todo un éxito tienes que transmitir sensualidad por todos tus poros. La única forma de conseguir esto es creértelo como nunca antes. Estás como un queso, tú lo sabes y tu pareja también así que regodéate y haz que te desee más que a un kebab volviendo de fiesta a las 4 de la madrugada.

Un striptease se termina como y cuando tu quieras. Pero ya que te has desnudado, seguro que tienes unas cuantas ideas muy divertidas de qué hacer después ¿verdad?

¿Alguna vez has hecho un striptease para tu pareja? Cuéntanoslo todo en los comentarios.